Por Madelaine Calfuleo, Social Media Manager en Moov® de Moovmedia Group

 

Este 2021 es un año clave para conectar con el consumidor actual

 

“Estamos atravesando un momento histórico, impensado y sin duda incierto, que ha traído cambios en todo sentido: el mundo cambió, la vida cambió, los consumidores cambiaron, pero ¿también están cambiando las marcas? Algunas sí, pero no todas. Son esas principalmente, a las que queremos invitar a tomar consciencia e implementar una acción.

Venimos de una triple crisis, primero social, luego sanitaria y por consecuencia, también enfrentados a una crisis económica que ha afectado a todos, entre ellos a los compradores, quienes han tenido que cambiar por completo sus hábitos de consumo, prioridades, necesidades e intereses.

Es así como vimos que desde 2020 tomó mayor relevancia el cuidado de la salud, la higiene, el sentido de pertenencia, las ganas de habitar un espacio “lindo y acogedor”, la necesidad de conectar con colegas y amigos vía online, aprender a hacer algo nuevo, ver series, darse un gustito y mucho más. Todo esto influenció a que los consumidores cambiaran el switch y vieran la vida de forma diferente. Que incluso rompieran barreras y se atrevieran a hacer cosas nuevas a la hora de comunicarse, entretenerse y comprar, como pedir productos por un e-commerce, elegir marcas alternativas, privilegiar a la tienda de barrio por sobre la gran empresa, darle espacio a las pymes, probar nuevas redes sociales como Tiktok, Club House, Twitch. E incluso, se atrevieron a disfrutar de otros formatos digitales que antes quizás no habían explorado, como los podcast, ver o hacer videos feel good, tutoriales, contenido en vivo, salas de chat de audio y mucho más.

El consumidor experimentó y le gustó. Por lo tanto, se hace presente un gran desafío para las marcas y al mismo tiempo una gran oportunidad de mejora: adaptarse a este nuevo contexto y a este nuevo consumidor.

Para lograrlo, no hay una fórmula perfecta, pero siempre es bueno hacerse las siguientes preguntas y pensar muy bien las respuestas: “Si el mundo y el consumidor cambió, ¿cómo me adapto yo (marca)?”, “¿Qué estoy comunicando realmente?”, “¿Le estoy dando valor a mi audiencia?”, “¿Estoy en las plataformas sociales correctas?”, “¿De verdad conecto con sus necesidades, intereses y puntos de dolor?”. Las respuestas pueden muy diferentes para cada uno. Algunos quizás necesiten crear un e-commerce, otros mejorar los tiempos de despacho, robustecer los canales de atención al cliente, ampliar el stock de productos, cambiar el tono y estilo de comunicación o incluso estar en nuevas redes sociales.

Sea cual sea la acción a tomar, sin duda será agradecida por los consumidores, ya que eso es lo que se espera de las marcas de ahora en adelante, que se pongan en contexto y desde la génesis, evolucionen junto a ellos”.